Manifiesto

Ganemos Alicante / Guanyem Alacant

 

Es momento de ganar

Vivimos un momento de grandes cambios políticos, sociales y culturales. Los sucesivos gobiernos, al servicio de los poderes económicos, han utilizado la crisis como excusa para emprender una ofensiva contra los derechos, las libertades y las conquistas sociales de la mayoría de la población. Las políticas de ajustes y recortes de servicios básicos han ampliado la brecha social entre una minoría enriquecida y una mayoría cada vez más pobre. La desregulación laboral, la reducción drástica de los salarios y de su poder adquisitivo y el paro han hecho retroceder los índices de bienestar. Hoy gran parte de la ciudadanía es más pobre y vive peor.
Sin embargo, el anhelo de una democracia real es intenso en las calles y plazas de Alicante. En los últimos años, multitud de movimientos e iniciativas ciudadanas han denunciado la estafa que padecemos y han evidenciado la incapacidad de las instituciones para dar respuesta a las necesidades de la gente. Estas iniciativas, sin embargo, topan con la arrogancia de unas élites que se sienten impunes, no corrigen ni disculpan sus errores y ahora quieren imponer una segunda transición para que nada cambie.
No podemos permitirnos un bloqueo institucional desde arriba que nos deje sin futuro.
Tenemos que afrontar un enorme reto. El primer paso para superarlo es empezar por nuestros barrios y nuestra ciudad, fortaleciendo y potenciando la creación de redes ciudadanas participativas. Ha llegado la hora de que una nueva mayoría social recupere las instituciones para transformar la ciudad que tenemos en la que queremos.

 

La ciudad que tenemos

Vivimos en una ciudad líder en desempleo, pobreza, desahucios y fracaso escolar. Estas circunstancias no son números, sino realidades con nombre y rostro que conocemos y sufrimos cotidianamente. Alicante ha sido saqueada por la corrupción y las políticas autoritarias, opacas y clientelares, con un tejido económico desmantelado, sin inversiones que generen empleo, con unas partidas rurales y barrios degradados y sucios, que pierden, como la ciudad en su conjunto, calidad de vida e identidad.
La ausencia de políticas ambientales (incorrecto tratamiento de los residuos, importación de residuos ajenos a la ciudad, exceso de movilidad motorizada, falta de protección de los espacios naturales) nos aleja de la sostenibilidad. Una ciudad con una ordenación urbanística investigada por la justicia por un presunto amaño en favor de intereses de grupos que actúan como mafias. Una ciudad entregada a la especulación y los negocios de un empresario que monopoliza las principales contratas municipales y controla la mayor parte del suelo urbanizable. Con una deuda desbocada que recae en la ciudadanía mediante el aumento de impuestos y tasas y la degradación de los servicios públicos.
No obstante, nuestra ciudad es un espacio para impulsar la rebelión democrática que queremos. Alicante cuenta con un tejido asociativo y reivindicativo capaz de llevar a cabo ambiciosos proyectos de cambio.
Contamos con personas organizadas que paran desahucios y exigen vivienda digna, que reclaman el cumplimiento de la normativa de accesibilidad vigente, que denuncian el abandono de sus barrios y partidas y demandan inversiones básicas, que salen a la calle contra la precarización del empleo, la privatización y los recortes, que marchan por la dignidad, jóvenes que exigen condiciones de futuro y empleo en su país, personas mayores que reclaman pensiones dignas, mareas ciudadanas que defienden la sanidad y la educación públicas y los derechos sociales de los colectivos más vulnerables (menores, personas mayores, mujeres, inmigrantes, personas con discapacidad…).
Esta revolución democrática en Alicante conecta con otras iniciativas hermanas que buscan romper desde abajo con el actual régimen político y económico en nuestro país, en el conjunto del Estado y en Europa.

 

La ciudad que queremos

Queremos:
  • Una ciudad sin desahucios ni malnutrición, donde la gente no se vea condenada a vivir a oscuras o padecer aumentos abusivos en el precio del transporte público. Nuestro Ayuntamiento debe promover que el acceso a la vivienda, la educación, la sanidad y una renta mínima sean derechos universales.
  • Una democracia real y participativa, donde quienes nos representen trabajen al servicio de la mayoría. Una democracia descentralizada y con elección directa de los cargos, con controles ciudadanos sobre los presupuestos e iniciativas y consultas vinculantes que ayuden a tomar decisiones compartidas y legitimadas.
  • Una ciudad gobernada por gente honesta que impida la convivencia mafiosa entre política y dinero.
  • Que quienes aspiren a representarnos en las instituciones asuman un compromiso ético vinculante, estableciendo mecanismos de control de las responsabilidades públicas, poniendo fin a la acumulación de cargos, limitando sueldos y mandatos e impulsando agendas transparentes.
  • Una ciudad en la que prime lo público sobre lo privado, una ciudad sostenible, habitable y accesible, respetuosa con su patrimonio natural y cultural, y donde el maltrato a los animales sea erradicado.
  • Una ciudad que plante cara a los lobbies financieros, inmobiliarios y turísticos.
  • Un Ayuntamiento que apueste por la economía social y la creación de empleo, conservando sus recursos naturales y culturales, apoyando los derechos de las mujeres con medidas activas contra la violencia de género y de los colectivos más vulnerables.
  • Una ciudad en la que la cultura no sea una mercancía, sino un derecho básico, que promueva la recuperación de la lengua y cultura valencianas, con espacios para la cultura popular y medios de comunicación de ámbito municipal al servicio de la ciudadanía.
  • En definitiva, queremos una ciudad de y para las personas, en la que vivamos y trabajemos dignamente.

 

Ganemos Alicante

Estos objetivos no serán posibles sin la implicación de amplios sectores de la sociedad. Necesitamos instrumentos de articulación social y de intervención política donde se encuentre la gente organizada y aquella que comienza a movilizarse. La que lleva tiempo luchando y la que se siente estafada, pero anhela ilusionarse con un proyecto común. Ese proyecto y la voluntad de confluencia, que se extiende de forma imparable por muchas ciudades, tiene un nombre: GANEMOS.
Por estas razones impulsamos una plataforma ciudadana cuyo objetivo sea iniciar un proceso de participación y confluencia del que pueda surgir una candidatura democrática y con vocación ganadora: GANEMOS ALICANTE. Una candidatura que entusiasme por su presencia en nuestros barrios, en nuestros lugares de trabajo, en el mundo de la cultura, y nos permita gobernar con absoluta transparencia las Instituciones, secuestradas por la corrupción y los intereses privados, para transformarlas en beneficio de la mayoría social.
No queremos ser una coalición de siglas. Queremos construir espacios de unidad que, respetando las diferentes identidades, vayan más allá de la suma de las partes que los integran.
Hacemos este llamamiento a las personas trabajadoras y desempleadas, jóvenes y mayores, a los colectivos y movimientos sociales, a las organizaciones políticas y sindicales, autónomos y pequeños comerciantes, a las asociaciones vecinales… Apelamos a la ciudadanía de Alicante en su conjunto para participar en esta plataforma y construir colectivamente la ciudad que queremos.
Ganemos Alicante es un objetivo que no acaba en las elecciones municipales. Ganar las ciudades es un paso previo para abrir un proceso constituyente que devuelva al pueblo la soberanía y el poder real de decisión. Comenzará así un proyecto de emancipación y transformación en el que la gente sea la protagonista para construir una sociedad justa y solidaria.
Ganemos una ciudad abierta e ilusionada que se atreva a recuperar las instituciones para ponerlas al servicio del bienestar de la mayoría social.

logo-LSE Versión en Lengua de signos española